¿A vos en qué te ahogaron?

La autopsia del cuerpo de Santiago Maldonado determinó “muerte por ahogamiento e hipotermia”. La composición oficial intenta cerrar el plano en una dato que se complejiza a medida que levantamos la mirada: la represión ilegal al Pu Lof en Resistencia, los «corchazos para que tengan» y de fondo, la disputa por el territorio que, genocidio mediante, le fue arrebatado al pueblo mapuche y hoy está en manos de terratenientes como Benetton.

Sin la menor inocencia se nos empuja a pasar la hoja: Santiago está muerto y la vida, para nosotrxs, sigue. Sobre el contraste de la carne muerta y la viva, se construye la ficción de que «salimos indemnes», estamos «intactxs”. Pero es mentira: a todxs nos ahogaron.

A Santiago lo inundó la violencia de un Estado guardián de los poderosos. Esa violencia puso su cuerpo en el agua para morir; y esa violencia, a cada unx de los que seguimos de este lado de la vida, también nos ahogó.

En esta historia no hay afuera.

También te podría interesar

Mesa Informativa: Somos docentes, no centinelas

Tiempo de brotar: Guardianes de semillas, territorios y oportunidades

Conversatorio: ¿Cerdos para China? Debates sobre Modelo Productivo y Soberanía Alimentaria

“La lucha por las semillas, la agroecología y la tierra están entrelazadas” – Gilberto Schneider (MPA)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *