Junio 5, Día Del Ambiente

Si las efemérides sirven para algo es para hacer una breve parada y paladearlas en clave presente. Este 5/6 Día del Ambiente, es muchísimo lo que los pueblos avanzamos.

Hoy la humanidad se enfrenta al desafío de la Crisis Climática y a la necesidad de construir formas de estar en el mundo en armonía con los ciclos de la vida. Así todos los planteos que desde hace años distintos sectores sosteníamos en relativa soledad, son bandera de millones en todo el mundo; y las elites políticas y económicas ya no pueden soslayarlas. Al ambientalismo sin sujeto, acomodado, blanco, urbano, erudito; hoy lo desborda un movimiento que lo reescribe en clave popular y lo hilvana con los debates de la crisis civilizatoria, cuestionando la matriz capitalista, patriarcal y colonial que nos lleva al abismo.

En Argentina basta con pensar este mismo día hace 1 año para reconocer cambios muy importantes; y cómo se abrió la cancha en una oportunidad inédita si sabemos plantearnos una correlación de fuerza que supere la tentación testimonial, para avanzar en hechos concretos. Eso implica un trabajo muchas veces gris en un tiempo donde sólo «garpa» lo que da likes; y asumiendo las contradicciones reales para avanzar paso a paso, resistiendo al corsé de la corrección política o de las posiciones impolutas.

Como decíamos, el tiempo inédito que vivimos abre una posibilidad enorme que tenemos que poder aprovechar, con firmeza para defender los territorios y flexibilidad para sumar aliados y plantear transiciones y salidas al extractivismo. Por dar ejemplos, la lucha por la defensa del agua en Mendoza, contra la megaminería en Chubut, por las reivindicaciones históricas de Pueblos y Comunidades Originarias en Chaco, Formosa y Neuquén, por la agroecología y la soberanía alimentaria en toda la pampa húmeda, o por ciudades más igualitarias en Rosario, Córdoba o CABA; demuestran que nuestros planteos impregnan a la sociedad y esto lógicamente tiene reflejo en las máximas esferas de la actual administración del Estado.

Soñamos y trabajamos para una fuerte alianza entre el las comunidades originarias, el movimiento campesino, sectores del ambientalismo popular, organizaciones sociales urbanas y de consumidores, sectores de pequeños propietarios en el campo y la ciudad; atravesades por la reflexión en clave feminista y decolonial; sumando los aportes de la intelectualidad y la ciencia digna.

Que este día nos sirva para paladear un presente de emergencia pero también de lucha; para mirar atrás y reconocer los aciertos que nos trajeron aquí; y sobre todo para levantar la cabeza y arremangarnos.

Un fuerte abrazo!

Huerquen, comunicación en colectivo

Marcha Plurinacional de los Barbijos, hace 1 año en Rosario

También te podría interesar

“Justa” y necesaria, la intermediación solidaria que vino para quedarse

Giles Agroecológico, porque otro modelo es necesario

Tiempo de brotar: Guardianes de semillas, territorios y oportunidades

Baradero va por la regulación de agroquímicos y el fomento a la agroecología

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *