“Nos lanzamos a la venta de fruta y verdura agroecológica a gran escala” – Juan Pablo Della Villa (UTT)

Conversamos con Juan Pablo Della Villa, secretario de comercialización de la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT)

 

Juan Pablo – Almacén de Ramos Generales en Luis Guillón – Diciembre de 2017

 

Huerquen: Con la UTT armaron feriazos, verdurazos, abrieron los Almacenes de Ramos Generales, ¿y ahora qué?

Juan Pablo: Bueno, este próximo sábado 13 de abril inauguramos el primer Mercado Mayorista Agroecológico de la Unión de Trabajadores de la Tierra.

Venimos de construir la demanda y venta al público a través de almacenes y verdulerías de venta directa y de nodos de consumo comunitario, y nos lanzamos este sábado 13 a una apuesta difícil y superadora, que es la construcción de venta de fruta y verdura agroecológica a gran escala, porque también entendemos que sin escala en la venta no hay producción que se sostenga.

Vamos a vender frutas y verduras principalmente agroecológicas, productos de la economía popular y de la canasta básica de origen cooperativo como yerba, fideos, aceites etc. y productos de la agricultura familiar de granja como quesos, embutidos, mieles, dulces, huevos. También habrá un poco de frutas y verdura convencional pero directo del productor. Lo que no va a haber en este mercado mayorista es una cadena de comercialización basada en la intermediación y en la especulación. Sí puede el consumidor encontrarse con una cebolla convencional producida aún con químicos, pero que viene de un proceso de organización de familias trabajadoras de la tierra, de familias que ya están empezando procesos de agroecología en términos productivos y dentro de un proceso de construcción de una cadena justa de comercialización.

Entendemos que a la agroecología se llega de varias formas; por ejemplo los compañeros organizados en Pedro Luro pueden empezar a defender sus productos y pueden tener estabilidad en la venta y también pueden empezar a pensar en abandonar los químicos. Y de eso también se trata la lógica de como construimos en el almacén en torno a los precios; que familias trabajadoras de la tierra organizadas de la provincia de Buenos Aires, de Jujuy, de Salta, de Mendoza se reúnan en asamblea y discutan los precios de la producción y entre en el mercado mayorista. Que los compañeros que militamos y trabajamos en el mercado y los compañeros que trabajan la tierra construyamos la logística y discutamos como llevar al público un precio determinado, habla de una lógica distinta en la que no sólo prima la agroecología, sino que también prima esa posibilidad del pequeño productor de discutir a cuánto comercializar y cómo hacerlo superando los problemas de logística que se van atravesando en el camino.

Pero que quede claro que esa posible variedad no agroecológica que esté dentro del mercado tiene el desarrollo de por lo menos una comercialización justa y va camino a la agroecología.

Almacén de Ramos Generales – Luis Guillón Diciembre de 2017

 

Hqn: La UTT viene avanzando en hectáreas y familias haciendo agroecología, y vienen abriendo Almacenes de Ramos Generales de venta minorista, ¿Por qué decidieron dar este paso a un mercado mayorista?

JP: Decidimos dar este paso básicamente porque se fue construyendo la demanda. Desde que la organización fue creciendo a través de los verdurazos y los feriazos, fuimos construyendo una demanda constante y también fuimos avanzando en la cantidad de campos y hectáreas que vamos desarrollando en agroecología y además no vamos a parar de avanzar en eso.

Representamos a 14.000 familias las cuales en algún momento todas tienen que producir agroecológicamente y no hay posibilidad de cambiar el sistema de producción en el que estamos, liberarse de los químicos, liberarse de la semillería, liberarse de un modelo de producción que va de la mano de un modelo de vida, si no tenés la última pata que es dónde vender; vender justo y a un precio que te permita crecer y a fin de mes tener un mango y poder vivir mejor.

No se puede pensar la agroecología si viene el camión de culata, te paga $2 la acelga y se la lleva. Por eso vamos en camino a profundizar esquemas de comercialización reales que permitan la escala en la masividad y en la constante producción de verdura.

Somos un sector que produce miles y miles de kilos de alimentos por día y que cuando el mercado decide no pagarlos se tiran. Nosotros tenemos que lograr construir una disputa a ese sistema de producción y comercialización convencional, con una plataforma real que discuta el precio, la escala y la logística. Que sea fuerte logísticamente, comercialmente y desde el marketing. No podemos construir ni dar vuelta la producción en Argentina si no tenemos detrás de eso una cadena de comercialización que nos respalde y nos dé el ingreso para seguir construyendo.

Reimundo – Productor Agroecológico de la UTT, El Pato, BsAs – Marzo de 2018

 

Hqn: Entendemos que con el pequeño almacén se abre otra lógica de consumo para el ciudadano de a pie. ¿Con la apertura de este espacio Mayorista a qué se apunta?

JP: Desde este espacio apuntamos a todo aquel que utiliza la fruta y la verdura no solo para el consumo familiar, es decir, aquel que tiene un restaurant, que tiene una casa de comida, un almacén, una verdulería, una dietética; aquella familia o sujeto de la gastronomía o del comercio que utiliza las frutas y verduras como sustento o trabajo, pero que no se involucra tal vez porque nunca se desarrollaron en Argentina espacios como este donde se pueda comprar, laburar y que el fruto de su laburo tenga un origen tan justo como este; donde se pueda acercar a este espacio un verdulero o verdulera y le podamos contar de donde viene ese alimento, cuánto vale y cuánto va a valer, y por qué vale lo que vale. Porque va a valer lo que tiene que valer, y no va a sufrir aumentos ni descensos en los precios en la lógica de oferta y demanda.

Apuntamos también al sector que trabaja y vive de los alimentos sin producirlos y que está acostumbrado o acostumbrada a comprar en los mercados tradicionales, de manipuladores y especuladores. Con nuestro mercado le vamos a dar la oportunidad de pensar una lógica distinta, animarse a una nueva oportunidad porque no es que al vender agroecología se va a pagar más caro el tomate, ni tampoco porque sea directo del productor lo va a pagar más barato. Vamos a construir un precio justo, real y que se sostenga y permita vivir a las familias de pequeños productores.

También todos los sábados desarrollaremos una feria minorista con la lógica más parecida al almacén pero en un espacio mayorista, es decir con más escala, donde apuntamos a que los vecinos del conurbano bonaerense puedan acceder a alimentos sanos y a precios justos con masividad y escala importante.

Verdurazo en Plaza de Mayo – Febrero de 2019

 

Hqn: ¿Qué representa este nuevo espacio de comercialización mayorista en el marco general de lucha por la construcción de la soberanía alimentaria?

JP: En este marco tan dificultoso de la construcción de la soberanía alimentaria en el cual salimos a la calle y nos reprimen, en el cual el pueblo está cada vez más lejos de los alimentos y los pequeños productores están cada vez más lejos de la estabilidad y la posibilidad de producir alimentos en la Argentina, esto para nosotros representa una victoria más. Representa un espacio más donde nosotros nos sentimos firmes y seguros, donde festejamos la capacidad de estar juntos y entendemos esto como el fruto de la lucha, del resultado del trabajo diario, de la organización: no hay agroecología sin organización, no hay agroecología sin lucha, sin trabajador y trabajadora poniéndole el lomo todos los días; no la hay sin miles y miles de compañeros y compañeras en los campos y en las ciudades organizándonos en la construcción de un mundo en donde la comida alcance para todos.

Represión a lxs Trabajadorxs de la Tierra – Constitución, CABA – Febrero de 2019
 

En la provincia de Buenos Aires no podemos pensar desarrollar la agroecología si en los barrios populares de la provincia no podemos acceder a un paquete de acelga, a un kilo de tomate, a una bolsa de papas… y esa papa, esa acelga, ese tomate tiene que venir de los pequeños productores, y esos $150 que valga la bolsa de papas tiene que llegar en un 60/70% al pequeño productor y no a un intermediario especulador.

Y de la mano de este espacio también pretendemos empezar a traccionar que el Estado se ponga las pilas: que le compre a los pequeños productores, que vea que tenemos capacidad organizativa, logística, comercial.

En este plan de hambre y represión, en el que cada vez se come peor y en el que cada vez los intermediarios ganan más (porque los pequeños productores están en crisis más profunda y se tiene que adecuar a las políticas de los mercados) nosotros nos plantamos y construimos un espacio desde el cual más de 150 familias van a recibir lo justo por el fruto de su trabajo, y miles de consumidores y consumidoras van a poder comprar alimentos sanos y a un precio justo.

Así que este espacio para nosotros representa una victoria más, representa la consolidación de la lucha de todos estos años, la capacidad de interacción, de vinculación y de trabajo entre las organizaciones del sector, porque se van a vender frutas y verduras de la UTT, de la UST (Unión de Trabajadores Sin Tierra), del MNCI (Movimiento Nacional Campesino Indígena), productos cooperativos de la agricultura familiar, de un montón de cooperativas que vienen construyendo otra economía y este va a ser un espacio donde se puedan vender esos alimentos a otros precios.

Buenos Aires, abril de 2019

También te podría interesar

El campo que nos alimenta, camino al Primer Foro Agrario Nacional

“Nuestro territorio nos necesita” – Guardia Comunitaria Whasek Wichí del Chaco

“No pueden permitir un día más que este veneno sea pulverizado sobre nosotres” – Anabel Pomar de Exaltación Salud

Los invisibles de siempre. Organizaciones y comunidades de Chaco se manifiestan en Bs. As. por acuerdos de vivienda social.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *