Trabajo cooperativo para el alimento soberano

El sábado 15 de octubre se inauguró el Abasto Soberano de la Empresa Cooperativa de Alimento Soberano (ECAS) en Serrano casi Corrientes, barrio porteño de Villa Crespo. El imponente edificio acondicionado durante largos meses de trabajo, abrió formalmente sus puertas a los y las vecinas de la cuidad, para ofrecer frutas y verduras agroecológicas y productos de la canasta básica producidos por cooperativos, pymes y emprendedores de la economía popular.

ECAS es un espacio nuevo en su forma actual, pero integrado por compañeros y compañeras con quienes llevamos compartidos muchos años en el camino de la Soberanía Alimentaria y la Agroecología en nuestro país.

En un contexto de aumento de pobreza y escalada de los precios de los alimentos, apuestas como la de ECAS se anuda en la larga lista de espacios e iniciativas que construyen las organizaciones populares para abordar cuestiones de fondo, y que necesitan ser potenciadas desde el Estado con políticas públicas concretas.

Sobre la nueva apuesta colectiva conversamos con Jazmín Delmaffeo, presidenta de la cooperativa, y con Juan Pablo Della Villa.

 

 

Huerquen: Primero felicitaciones por esta inauguración, quieren contarnos ¿qué significa para ustedes?

Jazmín Delmaffeo: La verdad es que sentimos una alegría enorme, porque nosotres somos una cooperativa que se organiza asambleariamente para comercializar fruta y verdura agroecológica, y ofrecer productos de la canasta básica de distintas cooperativas, pymes y pequeños emprendedores. Este es un espacio que hemos abierto con muchísimo esfuerzo y a pulmón, con el abrazo también de muchos y muchas que nos han acompañado en este camino. Es un gran triunfo que el cooperativismo, el apoyo mutuo y la solidaridad, nos traigan aquí. 

Juan Pablo Della Villa: Primero agradecer a Huerquen como siempre, todos estos años acompañando este y otros procesos de las organizaciones rurales, campesinas, de las cooperativas que estamos intentando generar estrategias concretas de producción, de comercialización de alimentos que de alguna manera nos permita pensar que podemos recuperar la soberanía de nuestro país. Esto que estamos haciendo hoy acá, está vinculado con eso; con construir espacios que reivindiquen el trabajo de las cooperativas en los territorios rurales, de las pymes, el trabajo de las familias productoras trabajadoras de la tierra, que son las que además de producir el alimento que consumimos todos los días, generan trabajo y arraigo. Estos sectores son los que le dan vida a las economías regionales de nuestro país y hoy están en crisis.

Hqn: En el contexto de crisis que estamos ahora, esta propuesta de cooperativismo , de soberanía alimentaria, ¿Cuál es la importancia de lo que están haciendo?

JP: Hoy nos encontramos con un gobierno que tienen que sentarse en una mesa con cinco o seis empresas multinacionales que son las que determinan el precio de los alimentos en las góndolas, y nosotros y nosotras creemos que para bajar el precio de los alimentos tenemos que engordar la cadena de producción con más productores y productoras.

Entonces en ese marco, humildemente y aportando lo que sabemos hacer, construimos este espacio que viene a traer eso, a Villa Crespo en esta ocasión: alimentos sanos porque no tienen agrotóxicos, y a precios justos para productores y consumidores. Decimos que son alimentos soberanos porque además de esto que decía recién, atrás hay trabajo, hay cultura, hay pueblos resistiendo y la posibilidad de un modelo alimentario con el que podamos gozar del derecho a la alimentación que necesitamos.

JD: Proponemos que sepamos de donde proviene el alimento que consumimos; que sepas que estás consumiendo frutas y verduras sin venenos, sin agrotóxicos, y que nosotres no especulamos con los precios en su comercialización. Que se pueda acceder a la producción de un montón de cooperativas o fábricas recuperadas que en las góndolas de las grandes cadenas de supermercados no se consiguen.

Hqn: ¿Cuál es el desafío que tienen por delante?

JP: Uno de los desafíos que hay es seguir tejiendo puentes federales en esta red que venimos construyendo estos años: que los compañeros y compañeras de Misiones se vinculen directamente con los compañeros y compañeras de Mendoza por ejemplo. Me parece que es tiempo de profundizar los construido dejando atrás ciertos vicios, y de alguna manera construir un tejido, una red de producción y de comercialización asociativa que dé un salto más de calidad desde este piso que hemos construido en estos años. Eso implica el acceso al crédito, el acceso a la aplicación de la tecnología, que podamos convocar a otros sectores de la sociedad civil a que formen parte de nuestro proyecto, que podamos desde la comunicación trascender lo que hemos logrado hasta hoy y explicarle a la gente la importancia de este proyecto en términos de producción, de comercialización, de economía.

Nosotros particularmente tenemos el desafío de sostenerlo financieramente en esta Argentina en crisis nos pone en crisis también, porque no tenemos nada garantizado ni resuelto, solamente la voluntad, la experiencia y la capacidad de hacer lo que hacemos. Y después como sector me parece que el desafío es lograr trascender las individualidades y construir un mapa, una red que nos permita construir una alianza estratégica para lo que viene.

JD: Espero que sigamos siendo cada vez más sólides en esta propuesta que estamos generando y venimos desarrollando ya hace años. Que podamos abrir más mercados sería una gran alegría (risas). Somos una cooperativa que genera 70 puestos de trabajo, así que el desafío es también que las personas que formamos parte de esto sigamos teniendo nuestro trabajo digno y construyendo un colectivo, mientras luchamos por la agroecología y la Soberanía Alimentaria.

 

Villa Crespo CABA, 15 de octubre de 2022

 

También te podría interesar

Se realizó el primer plenario de medios cooperativos y comunitarios

Arraigo y agroecología: la Colonia Ferrari cumple 8 años

Campos y Políticas

Agroecología: desafíos y tensiones frente a un paradigma en crecimiento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *