Rosariazo Socioambiental: la salud no se negocia!

El domingo 5 de junio las calles rosarinas volvieron a llenarse de lucha socioambiental con la Marcha Plurinacional de los Barbijos; iniciativa que arrancó en 2019 y logró articular a su alrededor un abanico amplio de organizaciones ambientales, políticas, de pueblos originarios, científicas, sindicales y sociales de un territorio emblema del extractivismo agrario, que “cambió la forma de enfermar y morir” allí. Con la pandemia la marcha no pudo realizarse y el sentido que representaba el barbijo fue resignificado por el conjunto de la población; sin embargo el agronegocio y el extractivismo en general, nunca se detuvieron y vivieron un renovado impulso a partir del debate sobre cómo afrontar las crisis de nuestro país y la emergencia que viven amplias franjas de nuestra población.

Este 2022 que volvió a hacerse la marcha, la encuentra en un momento donde algunos debates han ido cambiando. Desde aquel “le hacen el juego a la derecha”, a planteos como el de un “ambientalismo popular” en contraposición a los reclamos de las comunidades que resisten en territorios señalados para el sacrificio, y que son englobadas en estigmatizaciones del tipo “ambientalismo ultra/falopa/bobo”. La incorporación de la idea de “transición” en lo energético o agroecología en lo agrario (entremezclado con las “buenas prácticas” en algunos casos), formulaciones en esquemas donde se sostiene la lógica subordinada al capital concentrado que llega a nuestros territorios para sacar todo lo que pueda en el menor tiempo. Ejemplo de esto son la liberación del trigo transgénico HB4, la construcción del gasoducto de Vaca Muerta, los anuncios de “inversiones” en litio e hidrógeno (verde, azul, etc), o el dejar hacer al capital inmobiliario destruyendo humedales o empujando periurbanos productivos.

Desde nuestro humilde lugar militante creemos que, aún en este marco general de impulso al extractivismo, sería un error no distinguir matices, sobre porque este es un tiempo donde “lo ambiental” es una preocupación social cada vez más importante (más aún entre la juventud), y eso abre posibilidades de interlocución que parecían imposibles hasta no hace mucho. Situaciones que nos empujan a salir de zonas de confort políticas y discursivas, del “pocos pero buenos” en lógicas endogámicas. La crisis civilizatoria que vivimos nos exige avanzar a paso redoblado para cambiar la correlación de fuerzas. Esto implica profundizar esfuerzos para el debate duro y sobre todo para la sensibilización social; distinguir actores, explorar marcos de alianza amplios, jugar de forma anfibia en la calle como espacio natural pero también en lo institucional como debates y construcción legislativa, instancias públicas de gestión, planteos judiciales, e iniciativas políticas: todo lo posible para ampliar la base de la construcción territorial y simbólica.

Por eso esta nueva edición de la MPB cobra un sentido central porque actualiza debates de fondo en la coyuntura actual, y despliega en la práctica las articulaciones posibles que buena parte del movimiento socioambiental está en condiciones de hacer. Estas dos cuestiones son claves, no sólo con relación a la disputa por el modelo agrario, sino más en general sobre la forma que las organizaciones populares nos planteamos territorios para el Buen Vivir.

 

Les compartimos un breve registro de lo que vivimos en Rosario y el importante Documento  elaborado colectivamente y leído al finalizar la marcha.

PD: Queremos agradecer profundamente a lxs compas de Radio Che Guevara, la Casita de la Memoria, ATE Rosario, la Campaña Plurinacional por el Agua para la Vida, y al equipo de la MPB por todo lo que nos facilitaron en estas jornadas.

Rosario – Buenos Aires, junio de 2022

También te podría interesar

Amenaza de muerte al cura campesino Rubén Lassaga en Santiago del Estero

Verdurazos vs operaciones en la Argentina en disputa

Pueblo Evita, Misiones: un ejemplo que se propaga.

Se reglamentó la Ley de Agricultura Familiar: un paso adelante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *