Alimentazo. Por un modelo que produzca alimentos sanos para el pueblo.

El miércoles 24/7, el campo que produce más de la mitad de lo que comemos cada día salió a la calle a demostrar su rol en la alimentación de nuestro pueblo y a reclamar que tenemos que avanzar hacia otro modelo agropecuario.

Mientras en la rural se inauguraba la exposición del campo concentrado, miles de pequeños productores ocuparon las principales plazas del país para realizar el #Alimentazo: yerba mate, lácteos, pan, verduras y frutas a precios populares. Es plantearlo desde la palabra y también demostrarlo con hechos concretos, con kilos en bolsas.

Es que la crisis que los frutazos, verdurazos y demás actividades fueron manifestando, tiene de fondo la exacerbación de un modelo agropecuario que no está en función de la soberanía alimentaria de nuestros pueblos sino de la exportación, sea de carnes o granos.

Esta crisis es hermana de la que vive el pueblo trabajador para parar la olla, con la caída del poder adquisitivo de los salarios y jubilaciones por un lado, y con la otra pata del campo para pocos: la industria y comercialización concentrada por el otro. La consolidación de grandes industrias alimenticias que nos llenan de “ocnis” (objetos comestibles no identificados), los famosos ultraprocesados que atrás de coloridos paquetes nos expone a elaboraciones que son responsables de un rosario de enfermedades; y el supermercadismo, o esquemas de distribución y venta que nos cobran precios exorbitantes por mercadería que mal pagan a quienes producen.

Frente a todo esto, las organizaciones que hace apenas dos meses construimos el Foro Nacional por un Programa Agrario Soberano y Popular, planteamos a través de propuestas concretas de política pública otro modelo agropecuario en función de la soberanía alimentaria, con tierra y dignidad para productores, y precios justos para consumidores.

Otro campo que no sólo es posible sino absolutamente necesario. Otra relación entre el campo y la ciudad; con justicia en cada eslabón de la cadena que lleva un alimento desde la tierra hasta el plato.

 

También te podría interesar

2 años sin Santiago. No al cierre de la causa

Sistema de Garantía Participativa o ¿Cómo construir confianza?

Manos que alimentan: Reimundo

No estamos todas. 4 años sin Diana Colman.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *