¡Hay alternativa: Agroecología! – Pueblos Fumigados de Buenos Aires

Este 17 y 18 de marzo, se realizó en Cazón-Saladillo el 9no Encuentro de Pueblos Fumigados de la provincia de Buenos Aires y 2do de Agroecología.

Lxs compañerxs de ECOS de Saladillo se propusieron como organizadorxs en el encuentro anterior y desplegaron una enorme tarea para recibir a las más de 350 personas, integrantes de por lo menos 50 colectivos y asambleas de prácticamente toda la provincia, más compañerxs de Entre Ríos y Santa Fé que vinieron a hacer el aguante. Una vez más nos reunimos para abordar la problemática de las fumigaciones con agrotóxicos y el modelo de agronegocio en general, asumiendo que éste tiene múltiples aristas y nos plantea desafíos en muchos terrenos. Participamos muchxs jóvenes, estudiantes, científicxs, abogadxs, productorxs agroecológicxs, artistas, periodistas, docentes y profesionales de distintas áreas.

Vivimos en un país fumigado

El agronegocio usa alrededor de 350 millones de litros de agrotóxicos por año, y en aumento. Esa liberación de venenos impacta en forma directa sobre las poblaciones cercanas a los campos donde se fumiga, pero también llega a las grandes ciudades a través de la industria alimentaria que utiliza derivados de la soja y el maíz en prácticamente todo. De esta manera, los problemas de salud han cambiado: a medida que avanzan los transgénicos y los venenos, aumenta el cáncer, los problemas de tiroides, los abortos espontáneos, los nacimientos con malformaciones y otros. Hay decenas de estudios de Universidades Nacionales que revelan esta relación y desmienten el discurso de las corporaciones de que “no hay peligro”.

De entre las millones de personas expuestas a los agrotóxicos surgieron grupos, asambleas y un nombre: “Pueblos Fumigados”.

¿Qué hacer?

Los Pueblos Fumigados de Buenos Aires nos venimos organizando. Desde hace años alertamos a la población y reclamamos al Estado que defienda nuestro derecho a la salud y a la vida. Ya vamos por el 9no Encuentro y desde el anterior, en San Andrés de Giles, incorporamos como identidad la construcción de alternativas de la mano de la Agroecología. Vamos mucho más allá del reclamo de no convivir con agrotóxicos.

En el encuentro de este año, trabajamos alrededor de 9 “caminos” o ejes temáticos como Salud, Legales, Arte y Comunicación, Ciencia Digna, Agroecología (Experiencias y Redes), Educación y Escuelas rurales, entre otros; retomando los debates de años anteriores y también incorporando nuevos ejes o “caminos” para complejizar la reflexión. Así abrimos los espacios de “Construcción Social” y de “Mujeres y agroecología”.

A la calle

El sábado anoche, marchamos por el centro de Saladillo al sonido de la murga “Las Flores del Desierto”, de La Plata. La marcha iba avanzando y llamando la atención de vecinxs y trabajadorxs de los locales de la ciudad. Poco a poco la gente salía a las veredas y algunas saludaban a la marcha que cantaba “¡Hay alternativa, agroecología!”, “¡Vecino, vecina, no sea indiferente, que cuando nos fumigan envenenan a la gente!”. Algunxs, más tímidxs, sacaban fotos y filmaban a la marcha que terminó en la escuela “Andrés Carrasco”.

¡Andrés Carrasco, presente!

La marcha llegó a la escuela nro.5 localizada en la periferia de la ciudad, muy cerquita de los campos donde se fumiga. Nos recibió Luis, su director, con su remera “Yo caí en la escuela pública” y nos contó que el nombre de la escuela fue elegido mediante una consulta amplia y pública con la comunidad. Lxs docentes y ECOS de Saladillo hicieron un gran trabajo de difusión de la figura de Andrés Carrasco y su lucha, incorporando la problemática de las fumigaciones con agrotóxicos y sus consecuencias desde las distintas disciplinas. En las aulas se podían ver los trabajos de lxs estudiantes. Terminamos la jornada con peña y festival artístico.

Durante el domingo seguimos trabajando en ejes y después compartimos las conclusiones de cada uno de ellos en el plenario. En el debate afloró la necesidad de crear redes nuevas y fortalecer las que ya funcionan, para seguir avanzando en acciones concretas entre encuentros.

Caminando hacia el Buen Vivir

Somos un movimiento diverso que en muchos territorios desarrolla una gran cantidad de actividades, y es un desafío lograr mayor alcance y visibilidad. Necesitamos ir más allá de los espacios de militancia, llevando el debate al conjunto de la sociedad.

El Agronegocio no es sólo un modo de producir comodities de exportación. Quienes lo sostienen y fomentan apuestan a construir un tipo de sociedad. Con sus esquemas de valores y lógicas han impregnado a amplios sectores, mucho más allá de quienes participan concretamente de esta actividad. Muchas veces, a quienes nos oponemos a estas nociones de “desarrollo” y “progreso”, se nos interpela diciendo que “no tenemos alternativas”. Sin embargo, cada vez más, lxs productorxs del campo y lxs consumidorxs de la ciudad buscamos acceder a alimentos sanos a precios justos, y ya existen miles de hectáreas donde se produce desde otros paradigmas.

La Agroecología nos devuelve no sólo a formas de producir nuestros alimentos en forma sana y en armonía con el medio ambiente del que somos parte; sino que nos invita a construir nuevas formas de estar en el mundo, avanzando hacia lo que llamamos Buen Vivir.

También te podría interesar

El campo que nos alimenta, camino al Primer Foro Agrario Nacional

La única buena práctica es la agroecología – Encuentro de Pueblos Fumigados y Agroecología de Buenos Aires

No en nuestro nombre: maquillaje “de género” en ExpoAgro

El grito

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *