¿A vos en qué te ahogaron?

La autopsia del cuerpo de Santiago Maldonado determinó “muerte por ahogamiento e hipotermia”. La composición oficial intenta cerrar el plano en una dato que se complejiza a medida que levantamos la mirada: la represión ilegal al Pu Lof en Resistencia, los “corchazos para que tengan” y de fondo, la disputa por el territorio que, genocidio mediante, le fue arrebatado al pueblo mapuche y hoy está en manos de terratenientes como Benetton.

Sin la menor inocencia se nos empuja a pasar la hoja: Santiago está muerto y la vida, para nosotrxs, sigue. Sobre el contraste de la carne muerta y la viva, se construye la ficción de que “salimos indemnes”, estamos “intactxs”. Pero es mentira: a todxs nos ahogaron.

A Santiago lo inundó la violencia de un Estado guardián de los poderosos. Esa violencia puso su cuerpo en el agua para morir; y esa violencia, a cada unx de los que seguimos de este lado de la vida, también nos ahogó.

En esta historia no hay afuera.

También te podría interesar

¿Qué está pasando con el trigo transgénico en Argentina?

Mesa Informativa: Somos docentes, no centinelas

Tiempo de brotar: Guardianes de semillas, territorios y oportunidades

Conversatorio: ¿Cerdos para China? Debates sobre Modelo Productivo y Soberanía Alimentaria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *